Busca en LasFlores.es con Google

 
 
 
 

Pesticidas y fungicidas

Escrito por

Los pesticidas y fungicidas actúan contra plagas y hongos, pero ¿sabes cuándo usarlos? En este artículo te damos las claves.

 

Cuando se dan las condiciones ideales, temperaturas medias y humedad elevada, los hongos aparecen en nuestras plantas, arbustos y árboles. Los síntomas más característicos son el marchitamiento, las malformaciones, alteraciones del color o la manifestación del hongo que puede ser en polvo, desgaste, púsulas… En otras ocasiones hemos visto qué son los hongos como enfermedad de la flora, pero en este caso nos centraremos en diferenciar los tipos de fungicidas que existen.

Según su acción

  • Sistémicos o de absorción: la planta absorbe el fungicida a través de la raíz y lo traslada a toda la planta
  • De contacto o superficiales: sólo actúan sobre la parte de la planta que toca el fungicida.

Según su fase de actuación

  • Preventivos: lo aplicamos antes de que aparezca la plaga, impidiendo así su desarrollo.
  • Curativos: una vez desarrollada la plaga, aplicaremos el fungicida para acabar con ella.

Según su especificad

  • Polivalentes: actúan sobre varios tipos de hongos a la vez
  • Específicos: actúan sobre un tipo de hongo concreto
  • Triple acción: actúan frente a los insectos, ácaros y plagas diversas, aunque son menos eficiente frente a plagas concretas.

En cuanto a los plaguicidas, son «cualquier sustancia destinada a prevenir, destruir, atraer, repeler o combatir cualquier plaga, incluidas las especies indeseadas de plantas o animales. En la definición de plaga se incluyen insectos, hierbas, pájaros, mamíferos, moluscos, peces, nematodos, o microbios que compiten con los humanos para conseguir alimento, destruyen la propiedad, propagan enfermedades o son vectores de estas, o causan molestias. En el caso de las flores hablamos de productos fitosanitarios: destinados a su utilización en el ámbito de la sanidad vegetal o el control de vegetales. Hay alternativas al uso de paguicidas que incluyen métodos de cultivo usando controles biológicos, tales como feromonas y plaguicidas microbianos, ingeniería genética, métodos de disrupción de la reproducción de insectos. Estos métodos están ganando popularidad por ser más saludables y a veces también más efectivos.

Desde Las Flores os queremos ayudar a trabajar con plaguicidas ecológicos, a continuación veremos cómo crear diferentes insecticidas ecológicos o insecticidas caseros para evitar las plagas en nuestras plantas. A la hora de realizar tratamiento contra las plagas y las enfermedades de las plantas, existen tratamientos alternativos que podremos crearlos nosotros mismos con otras plantas. De esta manera, acabaremos con las plagas sin necesidad de utilizar insecticidas químicos y podremos utilizar insecticidas ecológicos o caseros para ello.

Plantas para crear insecticidas ecológicos o caseros

  1. Ortiga: Las ortigas con unas plantas que tiene mucho nitrógeno. Este nitrógeno ayuda en el abono foliar y da vigor a la planta. Además, gracias a las ortigas podemos hacer que nuestra planta esté bien protegida contra el ataque de plagas como pueden ser los pulgones.
  2. Cola de caballo o equisetum arvense; La cola de caballo es una planta que se caracteriza por tener un tallo central y muchas hojas laterales. Se puede utilizar para que las plantas estén bien protegidas contra los hongos.
  3. Planta del tabaco o nicotiana tabacum; La planta del tabaco también es muy utilizada para lograr insecticidas ecológicos. Además de la planta, también se pueden utilizar los cigarrillos.

Cómo elaborar insecticidas ecológicos o caseros

Insecticida con ortigas
Hay que realizar una mezcla de estas plantas con agua. Se necesitan 2 kilos de ortiga en 20 litros de agua y después se deja macerar. Hay que ir revolviendo toda la mezcla y revolverla una o dos veces al día, durante 5 días. Después, hay que colar toda la mezcla y añadir 40 litros más de agua, un total de 60 litros. Por último hay que fumigar las plantas del jardín consiguiendo revitalizarlo y previniéndolas contra los hongos y ácaros.

Plaguicida con Cola de caballo o equisetum arvense
Hay que realizar una mezcla con unos 20 gramos de hojas con un litro de agua. Esta mezcla hay que tenerlas durante 24 horas para que se vaya macerando. A continuación hay que hervir el contenido de esa mezcla y una vez esté frío hay que mezclarlo en una dosis de 1X5 de agua, es decir, añadir 5 litros más de agua. Por último, podríamos comenzar a fumigar directamente sobre las plantas.

Insecticida tabaco
Para utilizar el tabaco* como insecticida, se necesita un litro de agua y unos 3 o 4 cigarros. Se les quita el filtro y se mezcla todo con el agua. Toda la mezcla hay que dejarla macerando unos días y después hay que mezclarlo con 30 gramos de jabón de potasa. Por último, solo nos quedará pulverizar las plantas.
De esta manera tan sencilla hemos visto cómo utilizar alternativas naturales contra los pulgones y otros insectos y hongos.
* El tabaco no está permitido como insecticida si se quiere conseguir un certificado de agricultura ecológica

 

Deja un comentario

Carro de compra

 x 

Carro vacío

Casa y Jardín

Busca en tienda

Ayúdanos a mantener LasFlores.es