Busca en LasFlores.es con Google

 
 
 
 

Plantación y siembra Destacado

Escrito por

Cómo sembrar flores, Ralph Waldo Emerson una vez dijo "la Tierra se ríe en flores". Haz de tu casa o jardín un lugar alegre y brillante para sembrar flores; la forma en que la naturaleza nos muestra su felicidad. Sigue estos pasos para sembrar flores en tus lugares favoritos y hacerlos maravillosos.


Planea tu jardín de flores
Consigue la mejor tierra. Las flores como todas las plantas, necesitan de buena tierra para crecer grandes y fuertes. Debes utilizar buena tierra, sin importar que siembres tus flores en una maceta o en el jardín. Evita la tierra pesada con arcilla, arena, o rocas, y la que tiene un pH balanceado cerca de 7. Las flores necesitan de al menos 15cm de tierra blanda para crecer, así que afloja la capa superior de tierra hasta al menos esa profundidad.

Prueba el nivel de pH de tu suelo para determinar si necesitas agregar algo. Si tu suelo tiene un pH bajo (alta acidez) por debajo de 6,5, ponle azufre para neutralizarlo. Puedes regular los altos niveles de pH (demasiado alcalinos) agregando caliza al suelo. Ambos están disponibles en las tiendas de jardinería.[1]
Agrega materiales orgánicos para darle nutrientes a la tierra. Las hojas en descomposición y la materia orgánica mezclada con la tierra ayuda a que las plantas crezcan rápidamente y de forma saludable. Hazlo algunas semanas o meses antes de sembrar tus flores, para que los nutrientes tengan tiempo de mezclarse bien con la tierra.
Utiliza un poco de fertilizante. Para darle un impulso adicional a los nutrientes, compra un poco de fertilizante de tu tienda de jardinería local y mézclalo con la tierra. Lo puedes hacer el día en que plantes, lo que lo hace una alternativa rápida a las semanas que tarda utilizar materia orgánica.

Escoge un lugar. Aunque las flores generalmente crecen de forma fácil, no pueden crecer en cualquier lugar. Un área con mucha luz solar directa o demasiada sombra dificulta el crecimiento de algunas flores. Encuentra un lugar en término medio, que tenga sol y sombra a lo largo del día. Si tienes en mente una planta en especial, revisa las preferencias de luz para esa planta y escoge el lugar de acuerdo a esa información. Es posible que tengas que elegir un área con menos o más luz que el área que habías escogido originalmente. Si planeas sembrar varios tipos de flores, escoge unas que tengan requisitos similares de luz y sombra, para que crezcan igualmente bien en el mismo lugar.

Decide qué tipo de flores. Ve a la tienda de jardinería local para escoger las mejores flores para tu jardín. Las que crecen de semillas, las de plantas pequeñas, las de bulbos o las que se cortan; necesitan casi del mismo proceso, así que enfócate en las flores que te gustan y en las que le darán una hermosa apariencia a tu jardín. Revisa las etiquetas que vienen con las flores o el paquete de semillas para asegurarte de que las flores son las indicadas para ti. Mira la flor en tamaño adulto. ¿Va a ser muy grande y con muchas ramas, o será relativamente pequeña? ¿Va a crecer hacia arriba y será muy larga o lo hará hacia un lado como una vid? Pregunta sobre las flores naturales en tu área antes de mirar el resto de variedades disponibles. Puedes estar seguro de que las flores naturales de tu área crecen exitosamente sobre tu tipo de tierra, temperatura, y zona de humedad. Revisa si la flor que cultivas es anual o perenne. Las anuales sólo florecen una vez al año y después deben ser replantadas, pero se conocen por sus colores brillantes y hermosas flores. Las perennes vuelven a crecer cada año sin necesidad de ser replantadas y continuarán creciendo con el tiempo, cada vez más grandes. Lee la etiqueta para ver los requisitos de agua de las flores. Algunas necesitan agua frecuentemente, mientras otras sólo necesitan un poco. Si vas a sembrar diferentes especies de flores, escoge las que tengan requisitos similares de regado.

Siembra en el momento adecuado. Incluso con la tierra perfecta, el lugar ideal, y flores sanas, si no plantas las flores en tu jardín en el momento adecuado se van a arruinar. Las flores no crecen bien en climas muy fríos o muy calientes, así que siémbralas en una época entre esos periodos: en la primavera. Aunque plantar en primavera puede parecer algo obvio, existe un arte para escoger el momento perfecto. Espera para sembrar las flores hasta al menos dos semanas después de la última helada, y evita sembrarlas hasta que la temperatura en un día normal no cause heladas durante la noche. Utiliza un almanaque de jardinero o de agricultor para encontrar la mejor época para sembrar flores en tu área. Las flores se pueden sembrar en cualquier momento entre Febrero y Julio, debido a las diferencias del clima en diferentes lugares. Mejor prevenir que lamentar. En vez de arriesgarte a que tu plantas se hielen, siémbralas un par de semanas después (en lugar de algunas semanas antes). Puede que tengan un periodo de floración más corto, pero tus flores serán menos propensas a morir. Si te dan las plantas demasiado pronto, siémbralas en macetas y comienza el proceso en el interior de tu hogar. Utiliza el calor de una lámpara y riégalas a diario para mantenerlas saludables hasta que puedes llevarlas afuera.[3]

Siembra tus flores

  1. Cava un agujero. Si estás utilizando semillas para tus flores, necesitas cavar un agujero de entre 5cm a 7,5cm de profundidad y con esa misma anchura. Un flor trasplantada o de una maceta necesita un agujero con la misma profundidad del cepellón de la flor. No se necesita cubrir las flores con tierra, así que no es necesario enterrarlas profundamente.
  2. Saca tus flores. Este paso es principalmente para flores en macetas que tengan que ser trasplantadas. Riega las flores (todavía en la maceta) bastante para empapar el suelo. Luego, saca la flor de la maceta y rompe suavemente el cepellón con tus dedos. Esto ayuda a que las raíces de las flores crezcan libremente dentro de la tierra, en lugar de volverse un bulto cerrado.
  3. Alimenta tus flores. Colocar un poco de alimento de liberación lenta para flores (similar al fertilizante) ayuda a que las nuevas plantas crezcan rápidamente. Coloca un par de cucharadas en el fondo de cada agujero, y luego entiérralo suavemente dentro de la tierra con tus dedos.
  4. Siembra tus flores. Coloca cada planta en cada uno de los agujeros que preparaste. Utiliza tus manos para llenar el espacio vacío alrededor de cada flor y cubre con tierra la parte superior del cepellón. Evita colocar mucha tierra encima de la flor; jamás debes cubrir con tierra el tallo de las flores.
Más en esta categoría: Mantenimiento de tus flores »

Deja un comentario

Carro de compra

 x 

Carro vacío

Casa y Jardín

Busca en tienda

Ayúdanos a mantener LasFlores.es